Parque de María Luisa

Parque de María Luisa

Parque de María Luisa

El Parque de María Luisa es el jardín público o parque más famoso de la ciudad y uno de sus pulmones verdes. Se inauguró como parque público el 18 de abril de 1914 con el nombre de Parque Urbano Infanta María Luisa Fernanda. Recientemente se declaró Bien de Interés Cultural. Lo donó en 1893 la infanta María Luisa Fernanda de Borbón, esposa del duque de Montpensier, a la ciudad. Las plazas de España y de América, construídas para la Exposición Iberoamericana de 1929, están integradas en el parque y constituyen sus principales atractivos.

El parque tiene una extensión de 34 hectáreas, goza de una extensa variedad vegetal, muy frondosa en muchos puntos, diáfana en otros, con algunas zonas extensas de hierba. Tal como se puede contemplar actualmente, el parque es bastante similar al de la Exposición de 1929. Forestier creó un eje central en el parque que comprendía el monte Gurugú y el estanque de los patos. Eran los dos elementos más importantes ya existentes antes de su intervención. A este eje se incorporaron la fuente de los Leones y el estanque de los Lotos. Además se añadieron las avenidas de Pizarro y la de Hernán Cortes, que corren paralelas a este eje; y otra de forma perpendicular, para poder facilitar la circulación de carruajes. Se mantuvieron el arbolado prexistente y los senderos secundarios.

También contiene gran variedad de especies avícolas, entre las que destacan: los pavos reales y pájaros cantores; cisnes; y patos. Todos esperan ser alimentados por los paseantes con pan del que se vende en lugares como la Plaza de América.

Cómo llegar

No se admiten más comentarios