El Archivo General de Indias de Sevilla se creó en 1785 por deseo expreso del rey Carlos III con el objetivo de centralizar en un único lugar la documentación referente a la administración de las colonias españolas hasta entonces dispersa en diversos archivos: Simancas, Cádiz y Sevilla.

El archivo conserva unos 43.000 legajos, con unos 80 millones de páginas y 8.000 mapas y dibujos que proceden, fundamentalmente, de los organismos metropolitanos encargados de la administración de las colonias. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987, junto a la Catedral y los Reales Alcázares.

La Casa Lonja de Mercaderes de Sevilla, construida en época de Felipe II entre 1584 y 1598, por Juan de Mijares, sobre planos de Juan de Herrera, fue elegida como sede del archivo, tarea que desempeña hasta el día de hoy. Se trata de una edificación exenta, con planta y patio central en forma cuadrada, asentado sobre un podio, cuenta con dos pisos de altura, combina en su exterior ladrillos rojos y elementos de piedra.

Entre 1999 y 2005 tienen lugar las obras de conservación y recuperación del inmueble llevadas a cabo por el arquitecto Antonio Campos Alcaide. En ellas se plantea una redefinición del programa funcional del edificio, así como una actualización de las instalaciones. Con la intención de salvaguardar el edificio sin ninguna alteración espacial y aprovechando la existencia de un pequeño sótano, se propone su ampliación mediante una galería perimetral.

En la actualidad es el mayor archivo existente sobre la actividad de España en América y Filipinas conteniendo información sobre la historia política y la historia social, la historia económica y la de las mentalidades, la historia de la Iglesia y la historia del arte o la geografía de aquellos territorios. Guarda una gran cantidad de piezas de incalculable valor histórico: textos autógrafos de Cristóbal Colón, Fernando de Magallanes, Vasco Núñez de Balboa, Hernán Cortés o Francisco Pizarro. Sus documentos son analizados y consultados por los investigadores que pasan cada año por el archivo.


DSC03064.JPGEl Palacio arzobispal de Sevilla es la residencia oficial del arzobispo titular de la Archidiócesis de Sevilla. Fue declarado Monumento Histórico Artístico en el año 1969. Del edificio original no queda prácticamente, y es que a lo largo de los siglos se fue ampliando hasta que a mediados del siglo XVI una de las reformas lo deja con la estructura que se puede ver en el presente, alrededor de dos patios de estilo manierista que es lo primero que percibe el visitante del monumento.

La portada, de estilo barroco, obra de Lorenzo Fernández de Iglesias y Diego Antonio Díaz, fue construida en el siglo XVIII, está considerada una de las mejores del barroco sevillano. Cabe destacar los colores albero y sangre de toro con que está decorada, colores que acompañan a otros edificios emblemáticos de la ciudad. En el costado que da a la calle Placentines posee otra portada, mucho más sencilla que la portada majestuosa anteriormente descrita. Como anécdota, se hace referencia a que bajo ella se cobija tradicionalmente la imagen del Señor de la Sagrada Cena en la mañana del día del Corpus Christi.


DSC03068.JPGEl Hospital de Nuestra Señora de la Paz, también conocido como Asilo de San Juan de Dios, es un antiguo hospital cuya construcción se inició en el siglo XVI y actualmente está catalogado como Bien de Interés Cultural. En los primeros años del siglo XVI se convierte en hospital de bubas, y en 1574 se concede su donación a favor de los Hermanos de San Juan de Dios, quienes lo han mantenido y conservado hasta nuestros días, a excepción de los paréntesis habidos durante las exclaustraciones.

En el año 1835 se declara su exclaustración, dejándose abandonado el inmueble, que acaba destinándose a fines de uso político. Más tarde vuelven los religiosos, en 1880, hasta el año 1978, fecha en la que se clausura debido al estado de ruina que afectaba principalmente a los techos más próximos a la fachada en la zona hospitalaria. Fue restaurado entre los años 1982 y 1989, siendo dirigidas las obras por el arquitecto Rafael Manzano Martos.

De todo el conjunto destaca el cuerpo de la iglesia, que presenta una remozada fachada a la plaza del Salvador de decoración barroca de tres cuerpos de altura, de principios del siglo XVII, atribuida a Vermondo Resta y que fue renovada a finales del XVIII.


DSC02976.JPGEl Puente de Isabel II, también conocido como puente de Triana, une el centro de la ciudad con el barrio de Triana cruzando el río Guadalquivir y que vino a sustituir en el siglo XIX a un viejo puente de barcas que existía en su lugar, constituyendo el puente de hierro más antiguo conservado en España. Su construcción finalizó en 1852, bajo el reinado de Isabel II, motivo por el que ostenta dicho nombre.

A mediados del siglo XIX, gracias al desarrollo de las técnicas del hierro, se recobró el interés por la construcción de un viaducto permanente en el río. El proyecto fue aprobado por la Junta Consultiva de Caminos, Canales y Puertos en abril de 1845, el diseño escogido era análogo al del puente de los Santos Padres o puente del Carrousel sobre el río Sena, que había sido ejecutado en 1834 por el ingeniero francés Polonceau.

Los materiales utilizados en el puente de Triana fueron pilares de piedra y hierro, sin utilización de madera. En la orilla de Triana se estableció una gran rampa de contención que llega hasta la calle de San Jorge. Se impuso que las piezas de fundición fuesen construidas en España, en concreto en Sevilla, en los talleres de los hermanos Bonaplata. La construcción se inició en 1845 y se terminó en 1852.

El puente fue declarado Monumento Histórico Nacional el 13 de abril de 1976. Un año más tarde, en 1977, fue restaurado según proyecto del ingeniero onubense Juan Batanero, dirigiendo las obras el ingeniero sevillano Manuel Ríos Pérez.


DSC03002.JPGEl postigo del Aceite es, junto con la puerta de la Macarena y la Puerta de Córdoba, los tres únicos accesos que se conservan en la actualidad de los que tuvieron las murallas de Sevilla. Está situado en la antigua zona del Puerto de Indias, en el barrio del Arenal de Sevilla, lindando con las Reales Atarazanas de Sevilla.

Fue levantado en el año 1107, en tiempos de Ben Yusuf, y reformado en 1572-1573 por el arquitecto Benvenuto Tortello, bajo el mandato del Francisco Zapata y Cisneros, I conde de Barajas. Era conocido así ya que era el lugar por donde entraba el aceite a la ciudad. En el siglo XVIII se abrió en su costado derecho una pequeña capilla donde hay un retablo barroco con la imagen de una Inmaculada Concepción atribuida a Pedro Roldán.

Gran parte de la muralla fue demolida por el Ayuntamiento de Sevilla en el siglo XIX con motivo de la nueva urbanización y ensanche de la ciudad. En la actualidad sólo permanecen completos la puerta de la Macarena y este postigo, y se conservan pequeños restos de lo que fueron la puerta Real, la puerta de Córdoba y el postigo del Carbón.


  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter